« Abril 2017 »
L M X J V S D
27 28 29 30 31 1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
1 2 3 4 5 6 7



Historia
Villarcayo: en la capital de la Merindad destaca el conjunto de casonas de la calle Santa Marina, la Plaza Mayor con sus galerías acristaladas, la Torre del Corregimiento, que alberga documentos de la historia de las Merindades, el Ayuntamiento, construído en 1891, la Casa de justicia y Cárcel hoy convertida en Juzgado con su Torre del Reloj del siglo XVI, la calle Santa Marina con sus casas de Díez Isla y Danvila de los siglos XVII y XVIII, el museo de Santa María la Real de Vileña, situado a la salida de Villarcayo, con su museo consistente en una excelente colección de sepulcros góticos como el de Doña Urraca, fundadora del convento, y los sepulcros de los Rojas en madera policromada. También sobresale la talla de Santa María de Vileña del siglo XIV, el calvario del siglo XIV, el fresco de Jesucristo Resucitado y una importante colección de documentos. El espacio verde de El Soto y la moderna parroquia de Santa Marina con sus originales vidireras.

Quintanilla de los Adrianos: donde podrás disfrutar de una panorámica de la Merindad.

Villarías: buena rehabilitación del Palacio de los Arce y la iglesia románica. Junto a esta última se extiende el campo de golf. En la ribera del Nela, un antiguo puente posibilitaba el acceso hacia Medina de Pomar.

Villanueva la Lastra: la Granja de los Ribacardo del siglo XIV, hoy reconvertida en una posada, es un buen ejemplo de rehabilitación. También destaca la iglesia gótica parroquial de la Asunción de Nuestra Señora.

Santa Cruz de Andino: los restos de la torre del los Gómez de Porras y la iglesia parroquial de los siglos XVI y XVII resaltan sobre el núcleo. En las proximidades se emplazan una pista de karts y un picadero de caballos.

La Aldea: la iglesia de la Santa Cruz conserva algún elemento románico en su estructura gótica. Resalta la gran torre de aspecto militar del siglo XIV ubicada a los pies de la iglesia. Además de una Casa-torre de los Salazar y Zorrilla del siglo XVI, y los restos de otras casonas.

Barruelo: a los pies de la Tesla, este núcleo se extiende a lo largo de una calle, formando así un interesante conjunto. La construcción de la iglesia de la Magdalena corresponde a los siglos XV y XVI. También podemos disfrutar de algunas casas blasonadas.

Bisjueces: aquí señala la tradición el lugar desde donde los Jueces de Castilla, Nuño Rasura y Laín Calvo, impartían justicia. Testimonio de ello es la renacentista iglesia de San Juan, donde las figuras de ambos aparecen talladas a los lados de su portada principal.

Incinillas: destaca la cabecera de su iglesia que aún conserva restos románicos del siglo XII.

Los Hocinos: por la carretera N-232, podemos seguir el curso del río Ebro, que con el tiempo ha formado todo un espectacular desfiladero entre las Sierras de Tudanca y La Tesla.

Villalaín: es uno de los mejores conjuntos artísticos de la Merindad. En él es posible admirar la iglesia de Santa Eulalia del siglo XVI, la iglesia románica de Santa María del Torrentero reformada en los siglos XV y XV y que cuenta con pinturas murales del siglo XIV, el palacio de arquería renacentista de los Díez de Isla del siglo XIV con su escalera monumental y varias casonas.

Andino: quedan las ruinas de su iglesia y del palacio de los Rueda del siglo XV.

Horna: la silueta de la iglesia de San Andrés del siglo XVI resalta sobre el conjunto y guarda en su interior un retablo renacentista con pasajes de la Virgen, Jesús y San Andrés. También la Casa de los López de Cartes del siglo XVI, antiguos tesoreros de las Merindades. En la parte baja del pueblo se emplaza la antigua estación de la línea Santander Mediterráneo, que hoy muestra una colección de escultura y una vieja Mikado.

Cigüenza: desde la ermita de Nuestra Señora de La Tabla del siglo XVIII se domina una buena vista del pueblo y del Nela. También la Iglesia parroquial de San Lorenzo del siglo XVIII y la Necrópolis altomedieval de San Andrés con sepulcros antropomorfos excavados en la misma roca.

Escanduso: su iglesia románica de San Andrés está catalogada entre las más pequeñas del arte románico en el mundo.

Escaño: la iglesia románica de San Salvador constituye el mejor ejemplo de este arte en la merindad. Una inscripción en latín del año 1121 y la decoración exterior del ábside centran la atención del visitante.

Salazar: el núcleo se estructura a lo largo de una calle principal. Es uno de los mejores Conjuntos Histórico Artísticos de la merindad, formado por numerosas casonas blasonadas y palacios. Sobresale la de los Salazar de los siglos XVI y XVIII, una edificación simétrica de sillería que consta de dos torres unidas por un cuerpo central. Elementos como solanas o portalón de acceso al patio, forman parte de la casa popular. Iglesias como la de San Esteban y su Cristo de Alabastro, ermitas como la de San Bartolomé, fuentes, un crucero y numerosos patios completan el conjunto.

Villanueva la Blanca: la presencia de numerosas casonas blasonadas y armeras con elementos renacentistas, góticos y barrocos nos da una idea de su esplendoroso pasado. La iglesia de San Pedro del siglo XVII consta de una sola nave de gran volumen y un altar con pasajes de la Pasión.

Torme: en el conjunto, junto al río Trema, se conservan casonas de sillar con excelentes escudos, arcos y ventanas. Destaca la Casa palacio de la familia López de Salazar, del siglo XVI, ubicada en las afueras de Torme, posee una exquisita decoración renacentista en su fachada principal, recientemente restaurada. La iglesia de San Martín, del siglo XII conserva elementos románicos en su ábside, capiteles y portada. A un Kilometro del pueblo encontramos la Ermita de los Mártires a orillas del río Trema.

Fresnedo: en las cercanías del pueblo, en el camino a Gayangos, se alza un gran conjunto rocoso: es Peña Horrero, una necrópolis altomedieval, consistente en un grupo de tumbas antropomorfas. Destaca la gran Iglesia de San Pantaleón de estilo gótico-renacentista.

Bocos: la portada de la iglesia románica de San Pedro del siglo XVI y su portada del siglo XII. Junto a ella, la fachada y escudo del palacio de los Medinilla del siglo XVIII.

Céspedes: Destaca la iglesia de San Martín, conjunto de arquitectura popular con elementos cultos como sillería, blasones, vanos apuntados, dinteles labrados, etc.

Villacomparada de Rueda: la iglesia románica de San Martín del siglo XII, el Palacio de los Saravia de Rueda del siglo XVI, las casas blasonadas, los restos de uan necrópolis altomedieval y una torre, convertida ahora en vivienda completan la visita.

La Quintana de Rueda, Villacanes donde se ubican casas solariegas, Barruso, Tubilla, Campo, con su iglesia románica siglo XII, Mozares, con su iglesia barroca de San Román de reducidas dimensiones, Lechedo, Otedo, Remolino, Barriosuso con su iglesia gótica de San Miguel, y Casillas con su iglesia gótica de San Román, son otras poblaciones de la Merindad de Castilla la Vieja que conservan una buena arquitectura popular y alguna que otra sorpresa.

Entra en nuestra sección galería fotográfica para disfrutar de las imágenes de estos pueblos.